fbpx

Shanghái

Shanghái, la capital económica de China.

No cabe duda de que el desplazamiento cada vez más evidente del poder económico hacia Asia, especialmente hacia China, es una realidad palpable y de destacada trascendencia en la economía mundial de las últimas décadas. China es hoy día el motor de la economía mundial, por delante incluso de Alemania y Japón en términos de producto interior bruto (PIB). Además, es el mayor exportador global de bienes y de capitales, el mayor consumidor de materias primas y un país poseedor de un tercio de las reservas mundiales de divisas. Además, China cuenta con dos bancos entre los diez mayores del mundo y 89 de sus empresas se sitúan en el ranking del Fortune 500 del 2013.

En este contexto, el primer informe sobre inversión china en Europa de la escuela de negocios Esade pronostica un crecimiento rápido de la inversión de empresas públicas pero también de capital privado en Europa en general y España en particular. En el 2012, China se situó como el tercer mayor inversor mundial en el exterior dando una primera seña de impulso y crecimiento de las inversiones en el extranjero.

Los objetivos de China

Nos encontramos en el momento ideal para que China culmine su última transformación económica: la que dará un espaldarazo a la internacionalización de sus empresas y fortalecerá el mercado interno. El Gobierno de Pekín tiene entre los objetivos de su duodécimo plan quinquenal que su inversión extranjera directa (IED) alcance los 150.000 millones de dólares en 2015, lo cual supone un crecimiento del 17% anual hasta entonces. En palabras de Kong Fuan, director ejecutivo del Departamento para la Cooperación Económica Internacional del Gobierno de Shanghái: “Hemos pasado de recibir capital a exportarlo y la tendencia continuará, porque tenemos que hacer más compras fuera. Invertir en empresas extranjeras es prioritario y China creará un buen entorno para ello”.

Foro de inversion España China 2013

Imagen del Foro de Inversión China-España de 2013

Así, el objetivo de China es crecer a un ritmo del 7% anual entre el 2011 y el 2015 y llegar así, a una inversión total en el 2020 de entre uno y dos billones de dólares, de los cuales entre un 25% y un 50% llegarían a Europa. La inversión china en el continente europeo se centra en ocho sectores emergentes estratégicos, entre ellos, los sectores de las infraestructuras, las energías y el sector agroalimentario son lo que se pueden llevar la palma en España. A día de hoy, la inversión china acumulada en España es moderada, sumando una cifra total de 409 millones de dólares, según fuentes oficiales. Sin embargo, el crecimiento es rápido y las inversiones chinas se dispararon en 2012, multiplicándose por siete con respecto al año anterior. Otra evidencia de este dinámico incremento de la inversión son los 18 proyectos que España recibió en los últimos cuatro años (en el periodo 2009-2013), que suman 240 millones de dólares y la creación de 900 puestos nuevos de trabajo.

Cospedal e inversores chinos

María Dolores de Cospedal reunida con inversores chinos en su última visita a China.

Las oportunidades para España

Las grandes compañías chinas buscan expandir su presencia internacional y ven su presencia en España como una oportunidad interesante para ello. De una encuesta realizada a 22 empresas chinas establecidas en España se pueden destacar las siguientes conclusiones:

1. Necesidad de abrirse a nuevos mercados. En contra de la opinión generalizada, el 60% de las empresas se definen como empresas privadas y el 38% como empresas de capital 100% privado. El motivo por el que España les es atractiva para invertir es que desean abrirse a nuevos mercados y establecer una presencia física que les acerque a los consumidores y a la red de ventas.

2. Interés por los sectores tecnológicos españoles. Dado que ninguna de las empresas encuestadas cuenta con un centro de I+D en España, puede parecer que la actividad de las empresas chinas en España no parece centrada en actividades de este tipo. No obstante, el 25% ofrece servicios tecnológicos, un 25% desarrolla productos tecnológicos, un 20% sostiene que invierte en investigación aplicada y un 10% en investigación tecnológica básica.

3. Buen clima de negocios y alta calidad de vida. Las empresas chinas valoran muy positivamente el clima de negocios en España y destacan la calidad de los recursos humanos y de la infraestructuras, además de la calidad de vida del país. Sin embargo, las empresas chinas aún deben enfrentarse a ciertos retos en territorio español, entre ellos, el reconocimiento de la marca, la comprensión del mercado local y la adecuación a las necesidades de los consumidores.

4. Posibilidad para empresas de capital privado y público. Los inversores potenciales muestran interés por empresas estratégicas que cuentan con participación del sector público. Asimismo, tienen un interés creciente por el sector agroalimentario español, en especial por el subsector del vino y del aceite de oliva, así como por el sector inmobiliario.

5. Otras inversiones dirigidas hacia la búsqueda de complementariedad. Las corporaciones chinas buscan empresas con conocimiento y especialización en sectores como las TIC, la biotecnología y las infraestructuras. Además de empresas españolas que le permitan una entrada más rápida en los mercados latinoamericanos. A estos factores de crecimiento de la inversión se añade el atractivo de un mercado de consumo de 47 millones de personas, que además, puede favorecer el acceso de sus productos y servicios al mercado europeo.

Madrid

Madrid y Barcelona, las dos principales urbes económicas españolas.

Barcelona

En este contexto de desarrollo e intensificación de las relaciones bilaterales políticas y económicas entre China y España, resulta imprescindible un mayor conocimiento cultural y lingüístico entre ambas potencias. Aprender chino es ya un valor añadido, pues es considerado el idioma del futuro. Si deseas aprender chino en Barcelona, no dudes en consultar los cursos y clases particulares de Clic Asia, la escuela especializada en chino y otros idiomas orientales. En nuestra academia ofrecemos clases con profesores nativos y horarios flexibles de chino, japonés, coreano, turco, árabe, ruso, hindi, tailandés y vietnamita, además de cursos de cocina y otros. Consulta nuestros cursos en nuestra página web y no dudes en contactarnos para cualquier consulta.