Durante el imperio otomano (1453-1920 d.C.), los turcos tan solo eran uno de los muchos grupos lingüísticos y étnicos que vivían en Turquía. En aquel entonces había tres idiomas oficiales: en primer lugar, el árabe que fue utilizado como el idioma primario para asuntos religiosos; en segundo lugar, el persa que era el idioma del arte, la literatura culta y la diplomacia y, en el nivel oficial, el otomano-turco que fue utilizado solamente para la administración del imperio. En realidad, la lengua oficial del Imperio Otomano era el turco-otomano, de modo que las las élites civiles, militares y religiosas llevaban sus negocios en este idioma, que era una mezcla de estas tres lenguas. El vocabulario del idioma turco-otomano incorporaba palabras y expresiones del árabe y persa.

Imperio otomano

Extensión del imperio otomano.

Durante los últimos años del imperio fue cuando diversos lingüistas se dieron cuenta de la inexactitud de la gramática otomana con su escritura árabe, ya que el árabe es rico en consonantes y pobre en vocales, mientras que el turco es lo contrario: rico en vocales y pobre en consonantes, lo que implicaba que algunos de los fonemas turcos no se pudieran expresar de forma escrita. Las diversas influencias lingüísticas del turco-otomano provocaron dificultades en su deletreo y escritura, ya que el turco, el persa, y el árabe pertenecen a tres familias lingüísticas diferentes: las ramas ural-altaica, indo-europea y semítica respectivamente, de modo que los principios fonológicos, gramaticales y etimológicos son absolutamente diferentes entre las tres familias. Debido precisamente a toda esta problemática para la escritura del turco, en el siglo XIX diversos intelectuales abogarían por la reforma del idioma, con la idea de hacer del turco un idioma más fácil de leer y escribir y que estuviera formado por palabras puramente turcas.

turco otomanoMuestra del idioma turco-otomano en un calendario de la época.

El alfabeto turco

Con el establecimiento de la república, se produjo la reforma más importante del idioma turco en el marco del programa nacionalista realizada por Atatürk. Su objetivo era modernizar el turco y dotarlo de características propias y no tan propias del árabe o el persa. El resultado fue la adopción de un nuevo alfabeto y la purificación del vocabulario. La reforma de la lengua turca comenzó oficialmente en mayo de 1928, cuando los números escritos en árabe fueron substituidos por sus equivalentes occidentales y se adoptó un alfabeto latino modificado, llegando a ser ilegal incluso escribir turco con el alfabeto árabe (enero de 1929).

Alfabeto turco

El nuevo alfabeto latino representó las vocales y las consonantes turcas más claramente que el alfabeto árabe. El alfabeto fonético diseñado basado en la escritura latina facilitó la alfabetización. Substituyendo el alfabeto árabe por el latino, Turquía volvió su rostro hacia Occidente e, inevitablemente, se distanció de una parte de su herencia islámica, no formando a las nuevas generaciones turcas en la lengua y alfabeto árabe. La reforma del alfabeto turco así, rompió la conexión con el pasado, cultura, valores y religión de la Turquía otomana.

Desgraciadamente en los años 40, había emergido una oposición considerable al movimiento por la modernización del idioma. Profesores, escritores, poetas, periodistas y editores se protestaron públicamente por la inestabilidad y el carácter arbitrario del vocabulario oficialmente sancionado. A lo largo de los años cincuenta, la Sociedad del Idioma Turco perdió su estatus semioficial. Eventualmente, algunas palabras árabes y persas empezaran a reaparecer en publicaciones del gobierno. No obstante, la reforma del idioma pese a que fue drástica, ha conseguido estabilizarse y fijar para la posteridad la férrea herencia literaria y lingüística de los otomanos.

Algunas curiosidades del turco actual

Santa Sofia EstambulSanta Sofía, Estambul.

  • Una palabra en turco comprime una frase completa, esta es la razón por las que las palabras turcas son tan largas. Por ejemplo, gelemeyecekesen  significa “si no puedo venir”.
  • El turco contiene palabras en relación con términos españoles, tales como deli, que significa loco, lo que recuerda a palabras como delirio, o mor (morado). En cuanto a los meses del año, los parecidos son mart, mayıs y ağustos. Otros ejemplos son matador (torero), fanatik (fanático), şarküteri (charcutería).
  • El sonido fonético de la cedilla (ç) o ce caudata no es parecido al fonema de la ese /s/, como en catalán o portugués, sino /ch/. De modo que, por ejemplo, Barça en turco se pronunciaría Barcha.

CapadociaLa Capadocia vista en globo.

Dado que Turquía es el mercado emergente más fructífero de la zona mediterránea, cada vez son más las personas que se animan a estudiar la lengua turca para los negocios y para viajar. Pero además, la cultura turca está intrínsecamente relacionada con la occidental-europea debido a la cercanía geográfica y, asimismo, está dotada de múltiples peculiaridades. Si deseas aprender el idioma turco en Barcelona, puedes consultar la información sobre los cursos y clases particulares de turco en la página web de nuestra escuela y no dudes en contactar con Clic Asia para cualquier consulta.