Nuestros métodos

Enfoque plurilingüe

La principal idea es la de obtener comunicación desde el primer día, es decir, todos los estudiantes independientemente del nivel que posean: ya sea muy rico o escaso, utilicen todo su bagaje lingüístico para poder comunicarse.

Así pues, en el caso de ausencia de mediador, los hablantes también pueden conseguir algún grado de comunicación mediante la utilización de recursos paralingüísticos (mímica, gestos, expresiones faciales, etc.) y la simplificación radical del uso de la lengua a pesar de que su nivel del idioma sea insuficiente.

Lingüística generativista

ClicAsia confía que, desde un nivel de abstracción alto, todas las lenguas naturales encajan en el mismo modelo, ya que la estructura sintáctica de base es la misma. Así que resaltamos el papel de la gramática en la comunicación en el sentido de que la diferencia de la perspectiva entre dos frases es resultado de la diversidad estructural.

No obstante, no pretendemos presentar la gramática de manera deductiva, sino que utilizamos recursos visuales de apoyo. En la enseñanza de los contenidos gramaticales basta con la información que muestra la imagen con ayuda del profesor mediante ejemplos significativos destacando el contexto discursivo.

Lingüística cognitiva

En nuestra academia intentamos recurrir al patrón cognitivo que comparten entre la lengua que el alumno está aprendiendo y su lengua materna, así que destacamos el papel de la L1 en la enseñanza mediante las técnicas de traducción. Sin embargo, el concepto de traducción al que nos referimos es muy diferente al método de los años 60 y 70. Nuestro método se basa en el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas, de dicha manera pretendemos que la enseñanza de cualquier fenómeno lingüístico se absorba sin que el alumno se dé cuenta.

Enfoque léxico

Desde el principio de curso, utilizamos material propio elaborado por el profesorado experto el cual resaltamos combinaciones estructurales más frecuentes de cada idioma.

A la hora de seleccionar estructuras tenemos en cuenta la ley de Zipf recurriendo al corpus de frecuencia, de tal manera aseguramos que las estructuras seleccionadas son naturales, de uso frecuente y, a ser posible, fáciles de combinar entre sí.