fbpx

El Shodō es la caligrafía japonesa, una de las bellas artes más populares en Japón, la cual consiste en la práctica de escritura de kanjis y kanas utilizando distintas herramientas como pinceles, tinta y papel de arroz. Es una disciplina con gran valor filosófico, y sus principios son enseñados como una asignatura más en las escuelas primarias.

En base a esta disciplina tan valiosa para la cultura japonesa, con el tiempo se han desarrollado varios tipos de demostraciones al público, en las cuales los artistas dibujan kanjis con grandes pinceles sobre papeles de grandes dimensiones, acompañando el ambiente con música y alguna que otra coreografía. Esta forma moderna se conoce como “Performance de Shodō”  y hasta hoy ha ganado mucha popularidad entre los artistas más jóvenes.

Muchas escuelas secundarias de distintas prefecturas de Japón participan cada año en este tipo de eventos, donde los participantes compiten realizando una caligrafía en base a una temática original. Uno de los eventos más importantes es el torneo nacional Shodō performance kōshien que se lleva a cabo en la prefectura de Ehime. Este torneo tuvo mucha difusión desde sus inicios y es uno de los más populares hoy en día. Incluso se filmó una película llamada “Shodō girls” la cual está inspirada en dicho torneo y se estrenó en el 2010. Unos años antes de esta película también se publicó una manga sobre performances de Shodō llamado “Tomehane! Suzuri Kōkō Shodōbu” el cual fue publicado por la editorial Shōgakukan.

Fuera de lo que es el ámbito estudiantil, también se llevan a cabo demostraciones de Shodō en Japón y otros países de Asia como en China, Corea y Vietman, donde los calígrafos realizan de la misma forma un show representando un ideograma sobre un gran papel de arroz.

Estas demostraciones suelen tener un aspecto más “tradicional” que las típicas performance estudiantiles, pero aún así hay muchos calígrafos que no simpatizan con este tipo de eventos debido a que según su parecer se “salen” de la verdadera filosofía del arte. Más allá de las críticas que pueden llegar a tener estas performances, cada vez son más populares y muchos artistas se siguen sumando para participar en las mismas.

Hay mucha gente que también opina que estos eventos sirven para atraer el interés de los jóvenes hacia la práctica de la caligrafía, así como hay gente que piensa lo contrario. La realidad es que más allá de que sea un derivado moderno del Shodō, no deja de ser un interesante atractivo cultural que despierta la simpatía de muchos tanto en Japón como en el extranjero.

Fuente: mirandohaciajapon