fbpx

La UNESCO ha incluido la cocina tradicional nipona, conocida como washoku, en su lista del patrimonio cultural inmaterial.
El organismo destaca el principio esencial de respeto a la naturaleza por el uso sostenible de los recursos naturales.

La UNESCO describe el washoku como un conjunto de competencias prácticas, tradiciones y conocimientos relacionados con la producción, tratamiento, preparación y consumo de alimentos típico de la cultura japonesa. La comida para celebrar el Año Nuevo es uno de sus mejores ejemplos, donde cada plato tiene un significado simbólico especial y está exquisitamente decorado.

Los japoneses preparan diversos manjares para dar la bienvenida a las divinidades del año entrante: pasteles de arroz y platos especiales, hermosamente ornamentados y preparados con ingredientes frescos. Cada uno de ellos tiene un significado simbólico distinto. Todos estos manjares se sirven en una vajilla especial y son compartidos por los miembros de la familia o de la comunidad.

Esta práctica fomenta el consumo de ingredientes naturales y locales como arroz, pescado, verduras y plantas silvestres comestibles.

Otras gastronomías asiáticas como la técnica coreana de salazones y encurtidos para conservar los alimentos, que tiene su ejemplo más destacado en el famoso kinchi, también han sido reconocidas como patrimonio inmaterial de la humanidad.

Fuente: asiared.com