fbpx

“Aquí, el sufrimiento se convierte en parte de ti, parte de tu sangre, y hay un gran énfasis en la tristeza más que en los países occidentales”. Estas fueron las palabras del psiquiatra coreano Lee Hee-kyeong y encapsulan perfectamente lo que significa el término Han (한) para los coreanos.

Han es, esencialmente, una emoción que describe sentimientos de dolor, resentimiento y tristeza y se considera un concepto exclusivo de los coreanos; un concepto que los occidentales no pueden llegar a entender.

Su relevancia es tal que uno puede incluso morir de Han, a través de una enfermedad asociada llamada hwabyong. Esta enfermedad aparece cuando un individuo es incapaz de hacer frente a su enfado, resultado de condiciones que este individuo puede considerar injustas. Incluye síntomas físicos como fatiga, pánico, insómnio, pérdida de apetito y miedo a morir.

A pesar de esto, Han no se consiera como algo que sólo puede ser intrínsecamente malo, sino que se puede llegar a asociar cierta “belleza” al concepto, como describe el antropólogo Roy Grinker con las siguientes palabras: “[Han proporciona] un camino para desplazarse del presente hacia el pasado, para un desplazamiento renovado y creativo desde el pasado hacia el futuro”.

¿Pero dónde surge el sentimiento de Han? Después del Movimiento Samil, también conocido como Movimiento primero de marzo, que tuvo lugar en 1919, el filósofo japonés Yanagi Sōetsu, simpatizando con los coreanos, expresó su aprecio por el arte coreano y Corea mediante una serie de artículos donde mencionaba la “belleza de la tristeza”. A pesar de esto, este aprecio se realizaba desde un prisma colonial donde se describía a los coreanos como infantiles y primitivos, describiendo la historia de Corea como caracterizada por la inestabilidad, la invasión y la sumisión.

Un artículo de Sandra So Hee Chi Kim señala que el concepto de Han vio la luz en los 70 como algo significantemente ideológico, y que fue durante el régimen de Park Chung Hee (1963-1979) cuando Han se convirtió en una forma nacional de experimentar el sufrimiento y la injusticia. Han, por lo tanto, se empezó a usar para fomentar entre los coreanos un sentimiento de solidaridad común y, en definitiva, el carácter único de este grupo.

A día de hoy, el concepto de Han sigue tan vivo como siempre, pero no sin sus correspondientes críticas. Algunos académicos debaten que el uso Han es un constructo colonial japonés con toques de nacionalismo étnico.


¿Quieres aprender más sobre Corea? Apúntate a uno de nuestros cursos de coreano en Barcelona y sumérgete en su cultura, su lengua y su historia.